EL JODARIO de Gustavo Álvarez Gardeazábal

BUENAVENTURA PAGA OTRA VEZ EL PATO

La guerra arrecia y nos recuerda su crueldad. Desde la tarde del domingo el puerto sobre el Pacífico no tiene servicio de energía.La guerrilla, dentro de su estrecho esquema de actuación, voló otra vez una de las torres de la única línea que existe y al dejar sin servicio eléctrico a los 500 mil habitantes del puerto les recordó a ellos que la guerra no se ha terminado y que a la guerrilla poco o nada le importa perder popularidad entre tantos miles de víctimas que soportan su accionar.

LOS URIBISTAS BUSCAN DONDE FUE A PARAR DE VERDAD LA MERMELADA DE LA FIFA

Como la empresa de comunicaciones y relaciones públicas que ha asesorado a la Federación de Futbol Colombiano por 20 años en la comercialización de sus derechos exclusivos para radio y televisión ha sido la misma. Pero como esa empresa es la que también consiguió limpiarle el camino de espinas al presidente Santos y, sobre todo sacarle piedras en sus zapatos que tanto le incomodaban en los medios periodísticos, andan los uribistas buscando contratos y haciendo averiguaciones de fechas de campeonatos para ver a donde realmente fue a dar esa plata que repartieron como mermelada desde la FIFA.

NI EL ALCALDE DE CARTAGENA NI EL MINISTRO DE MEDIO AMBIENTE PARAN LA MORTANDAD DE CABALLOS

Esta semana volvió a morir en las calles de Cartagena otro caballito de esos que arrastran coches para que los turistas gocen oyendo la cháchara informativa de los aurigas. Cada semana es lo mismo y cada vez resulta mas evidente el mal estado de los caballos. Como al alcalde le da miedo perder los votos que representan 50 cocheros, ¿no podría el ministro Gabriel Vallejo tomar una medida para salvar la imagen de Cartagena antes que la veten los defensores de animales y no vuelvan turistas?

PORQUE ES MEJOR NEGOCIO TRAER MANDARINAS DE ISRAEL QUE CULTIVARLAS EN COLOMBIA

Por estos días en algunos supermercados han estado ofreciendo mandarinas de Israel. En Colombia donde tenemos regiones productivas de esa fruta y muchas veces se pierden, no es negocio cultivarlas. El costo de jornales, riego, insumos, impuestos y seguridad social impiden competirle a quien monte una oficina con secretaria e internet en Buenaventura y las compre en Israel para venderlas en Colombia. Y así quieren que cuando termine la guerra la gente vuelva al campo.