EL DESMONTE DE LA JEP