EL ARTICULO 109 DE LA CONSTITUCIÓN AUTORIZA DESTITUIR A SANTOS