URIBE Y SUS DROMEDARIOS ENTRARON POR EL HUECO DE LA AGUJA