HASTA EL DEUTSCHE BANK NEGOCIÓ CON ESTRAVAL