RESUCITADO: una novela para no olvidar