LAS ONG ECOLÓGICAS TIENEN MIEDO A FARC