A RICARDO ALARCÓN LE CAYÓ LA MALDICIÓN DE GARDEAZÁBAL