LA GUERRA ARRECIA Y LA MESA DE LA HABANA NO SIRVE PARA PARARLA SINO PARA MAMAR GALLO