NI EL ALCALDE DE CARTAGENA NI EL MINISTRO DE MEDIO AMBIENTE PARAN LA MORTANDAD DE CABALLOS